jueves, 7 de abril de 2016

Raviolis de pasta fresca casera con salsa de queso azul y nueces


Siempre me ha atraído mucho hacer pasta fresca en casa. Hace bastante tiempo recuerdo que un día lo intenté pero no debí poner las cantidades adecuadas de los ingredientes porque no quedó bien. Pero yo tenía la espinita clavada y no me iba a quedar tranquila hasta que no lo intentase otra vez. Y la verdad es que esta vez me ha quedado perfecta a la primera. Es muy sencillo y con tan solo tres ingredientes. Lo único es que hay que estirarla bastante bien con el rodillo hasta dejarla bien fina. La máquina debe facilitar mucho este paso.

Ingredientes para 2 personas:

Para la pasta fresca:

- 200 g de harina de trigo
- 2 huevos
- 1/2 cucharadita de sal

Relleno y salsa:

- 100 g de queso azul
- 200 ml de nata para cocinar
- Sal y pimienta negra
- 3 nueces peladas y picadas

Elaboración:

Ponemos la harina en la superficie de trabajo, hacemos una montaña y después un agujero en el centro a modo de volcán. Cascamos los huevos y los echamos en el centro, añadimos la media cucharadita de sal.


Mezclamos con un tenedor incorporando la harina poco a poco hasta que tengamos una mezcla que podamos manipular. Trabajamos la masa con las manos hasta que nos quede lisa y homogénea. Hacemos una bola, la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar 30 o 40 minutos.


Pasado el tiempo de reposo estiramos la masa con un rodillo ligeramente enharinado. La doblamos y volvemos a estirar varias veces hasta obtener una lámina fina.


Cortamos cuadrados de pasta del mismo tamaño con ayuda de un cortador. De los 100 g de queso reservamos la mitad para la salsa y la otra mitad la troceamos. Vamos poniendo una pequeña cantidad en el centro de la mitad de los cuadrados de pasta.


Pincelamos los bordes con un poco de agua y tapamos con otro cuadrado de pasta, sellando bien los bordes.



Cocemos en abundante abundante agua con sal al menos 10 minutos. El tiempo de cocción dependerá del grosor de la pasta. Yo la he tenido unos 15-20 minutos. Escurrimos.

Para hacer la salsa tan solo tenemos que poner la nata a calentar en un cazo e incorporar el queso azul que teníamos reservado. Removemos y esperamos a que el queso se haya derretido, salpimentamos.

Servimos los raviolis con salsa de queso por encima y espolvoreamos con las nueces picadas.


Espero que os haya gustado y os animéis a hacer pasta fresca en casa. Rellena como en el caso de estos raviolis o podéis hacer fettuccine, lasaña, canelones...

¡ Buen provecho !


No hay comentarios:

Publicar un comentario