Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 4 de enero de 2015

Roscón de Reyes relleno de trufa


No podía faltar en estas fechas una receta de roscón de reyes casero. Antes de nada quiero que sepáis que no es complicado de hacer, pero que si necesita de planificación y paciencia para que el resultado sea el deseado. La masa necesita tiempo para fermentar y aumentar su volumen, y con las temperaturas que tenemos ahora, eso nos puede llevar varias horas. Yo lo he dejado toda la noche dentro del horno y al final he tenido que encenderlo, esperar a que cogiera un poco de temperatura, apagarlo, y con el calorcito que ha quedado es cuando realmente ha duplicado su volumen la masa. Así es que os aconsejo que lo hagáis así si no queréis esperar mucho tiempo.  

Ingredientes:

- 350 g de harina de fuerza
- 125 ml de leche tibia
- 100 g de azúcar
- 75 g de mantequilla sin sal en pomada
- 25 g de levadura fresca
- 2 huevos (uno para la masa y el otro para pintar )
- Ralladura de una naranja
- 1 cucharada de agua de azahar
- 1/3 de cucharadita de sal
- Fruta escarchada, almendra laminada y azúcar para decorar.

Para la trufa:

- 100 g de chocolate para fundir
- 400 ml de nata para montar
- 80 g de azúcar
- 20 g de mantequilla

Elaboración:

Desmenuza la levadura en la leche tibia, disuelve con ayuda de una cuchara  y deja reposar 15 minutos.

De los 350 g de harina vamos a reservar 30 g en un cuenco. Los restantes 320 g los ponemos en un bol amplio, hacemos un agujero en el centro y añadimos dentro de él, el azúcar, la ralladura de naranja, y por último la leche con la levadura. Mezclamos un poco con ayuda de una cuchara, y añadimos el huevo, la sal, la mantequilla, que tendremos cortada en cuadraditos y a temperatura ambiente, y la cucharada de agua de azahar. Mezclamos bien todos los ingredientes.

Espolvoreamos un poco de harina del cuenco que teníamos reservado, sobre una superficie lisa, volcamos la masa sobre ella, y con las manos enharinadas vamos a empezar a trabajar la masa con movimientos envolventes, durante un par de minutos. La masa es bastante pegajosa, pero no os preocupéis que poco a poco añadiendo la harina que teníamos reservada, si la necesitáis, y con ayuda de una rasqueta para separarla de la mesa, se irá haciendo más manejable. Dejamos reposar 10 minutos, para que la masa se relaje, y volvemos a amasar  unos minutos más hasta que consigamos una masa lisa y que apenas se pegue. Llegado este punto, hacemos una bola y la dejamos en un cuenco amplio, el cuál habremos untado con un poco de aceite de oliva. Tapamos con film de plástico o un paño limpio, y dejamos reposar en un sitio cálido hasta que duplique su tamaño.

Cuando la masa haya doblado su tamaño, volcamos sobre la mesa de trabajo y amasamos un poco para quitarle el aire, hacemos una bola de nuevo y dejamos reposar otros 10 o 15 minutos en el mismo cuenco tapado. Esto se hace para que la masa se relaje y después la podamos estirar mejor, si no lo hacemos, es muy difícil darle la forma que queremos porque la masa tiende a encogerse. 

Mientras nuestra masa se relaja, vamos a preparar nuestra bandeja de horno con papel de hornear. Pasados los 10-15 minutos cogemos nuestra bola de masa, la ponemos sobre la mesa, y con ayuda de los dedos, le hacemos un agujero en el centro y vamos dando forma al roscón. Colocamos sobre la bandeja del horno y pintamos con huevo batido. Si queréis poner una sorpresa y un haba, este es el momento, lo tendréis que meter en la masa por la parte de abajo.  Ahora debemos dejar reposar de nuevo hasta que duplique su tamaño. Un buen sitio es dentro del horno. 

Cuando haya duplicado su tamaño, pintamos de nuevo con huevo batido, y es el momento de decorar con fruta escarchada, almendras, azúcar, o con lo que queramos.

 

El aro de acero inoxidable se pone para que al crecer la masa y durante el horneado, no se cierre el agujero, lo podéis poner desde el principio, yo lo he puesto una vez decorado justo antes de hornear.

Para hacer la decoración del azúcar húmedo, solo tendréis que poner en un recipiente 2 cucharadas de azúcar y una cucharadita de agua, mezclar y listo.
Metemos en el horno precalentado a 170-180 º C, calor arriba y abajo, durante 16-18 minutos. Yo lo he tenido 16 minutos, pero esto depende mucho de vuestro horno, cuando lo veáis doradito ya está, y si veis que se os dora muy pronto por arriba, podéis taparlo con papel de aluminio.

Para hacer la trufa he derretido al baño maría, el chocolate troceado junto con la mantequilla. Una vez derretido, lo retiramos del fuego, vertemos 100 ml de nata y mezclamos hasta que se integren bien todos los ingredientes. Dejamos enfriar.

Por otro lado montamos los 300 ml restantes de la nata junto con el azúcar. La nata debe estar bien fría para que monte más fácilmente, yo incluso suelo meter unos minutos en el congelador el bol y las varillas con las que la voy a montar. Batimos con varillas la nata, y cuando empiece a espesar, vamos incorporando el azúcar poco a poco, sin dejar de batir, hasta que quede consistente.

Ahora solo nos queda juntar las dos preparaciones, la mezcla de chocolate, que debe estar fría pero sin dejar que se ponga sólida, y la nata montada. Lo haremos poco a poco y con movimientos envolventes.

Una vez frío nuestro roscón lo cortamos por la mitad con un cuchillo, le ponemos el relleno de trufa (yo lo he hecho con manga pastelera ), y volvemos a cubrir.

Listo !! ya podemos disfrutar de nuestro roscón de reyes casero.

Os dejo el enlace a la página de la receta en la que me he basado, por si queréis ver un video explicativo que ha hecho Javi recetas



Espero que os animéis a hacer el roscón de reyes en casa, con un poquito de planificación y paciencia os quedará delicioso.

¡¡ Qué os traigan muchas cositas los Reyes !!

No hay comentarios:

Publicar un comentario