Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 20 de junio de 2017

Cheesecake de limón y merengue sin horno

cheesecake de limón y merengue sin horno

Muy buenas!! Qué tal estáis llevando la ola de calor, en primavera !! A mi la verdad es que este calor tan intenso me agota mucho, pero como siempre digo que llevo mejor el calor que el frío, no me quejaré demasiado!

Hoy os traigo una receta ideal para estos días, que lo que menos queremos hacer es encender el horno. Menos mal que hay un montón de recetas de tartas y postres sin horno riquísimas! Ya tendremos tiempo en invierno esas tardes de domingo lluviosas, de hornear deliciosos bizcochos.

Así que la receta de hoy es un cheesecake de limón y merengue, muy fácil, rico y fresquito. Y si os apetece ver más recetas de tartas sin horno podéis consultar el recopilatorio que hice de cuatro tartas sin horno, o este cheesecake de chocolate sin horno, o esta tarta de tres chocolates con Oreo.

Primero te dejo la receta en vídeo y después tienes la receta escrita:




Ingredientes para la base:

- 1 paquete de galletas tipo María
- 40 g de mantequilla derretida

Para el relleno:

- 200 ml de nata para montar o crema de leche
- 270 g de queso crema tipo Philadelphia
- 3 cucharadas de azúcar
- Ralladura de un limón
- 1 sobre de gelatina de limón
- 200 ml de agua

ingredientes cheesecake limon y merengue sin horno


Para la cobertura y decoración (merengue suizo):

- 2 claras de huevo
- 120 g de azúcar blanco

Elaboración:

Forramos con papel vegetal la base de un molde desmontable de 16 cm de diámetro, y ponemos una tira de acetato de uso alimentario en las paredes del molde. Si no tenéis tiras de acetato podéis engrasar las paredes del molde con mantequilla o spray desmoldante, y poner unas tiras de papel vegetal. Esto es opcional, pero si lo hacemos nos será más fácil desmoldar la tarta.

Trituramos las galletas en una picadora, con un tenedor o metiéndolas dentro de una bolsa de plástico y pasando un rodillo por encima.

Derretimos la mantequilla en el microondas a intervalos de 30 segundos y potencia media.

Vertemos la mantequilla derretida sobre la galleta triturada y mezclamos muy bien.

Extendemos la mezcla por la base del molde y presionamos con el reverso de una cuchara o la base de un vaso.

Reservamos en la nevera.

Montamos la nata o crema de leche, batiendo con batidora de varillas. No es necesario que quede muy firme. Reservamos también en la nevera.

Ponemos en un bol el queso crema, las tres cucharadas de azúcar y la ralladura de limón. Batimos bien con el accesorio pala de la batidora, o con varillas eléctricas o a mano. Lo que tenemos que conseguir es que el queso quede cremoso y suave, y se mezcle perfectamente con el azúcar y la ralladura de limón.

Preparamos la gelatina de limón.

Ponemos a calentar 100 ml de agua. Cuando comience a hervir, apagamos el fuego y vertemos el contenido del sobre de gelatina. Removemos hasta que se disuelva por completo.

A continuación incorporamos los otros 100 ml de agua fría, sin dejar de remover.

Vertemos la gelatina, poco a poco y en forma de hilo, sobre la mezcla de queso batiendo a la vez, hasta que se mezclen bien los ingredientes.

Incorporamos la nata montada a esta mezcla, poco a poco y con movimientos envolventes.

Vertemos la preparación sobre la base de galleta y refrigeramos 3 o 4 horas como mínimo, o mucho mejor si lo dejamos hasta el día siguiente.

Cuando tengamos nuestra tarta totalmente cuajada preparamos el merengue suizo para la cobertura y decoración.

Ponemos a calentar al baño maría, las claras junto con el azúcar. Removemos constantemente hasta que el azúcar se haya disuelto. Esto sucede cuando alcanza una temperatura de 40-50 º C. Lo mejor es tener un termómetro de azúcar y así controlamos que no supere los 60 º C, para evitar que las claras se cuajen. Pero si no tenemos termómetro podemos comprobar que el azúcar se ha disuelto tocando con las yemas de los dedos una gota de la mezcla.

Una vez que el azúcar se haya disuelto retiramos del fuego y vertemos en el bol de la batidora. Batimos con varillas, primero a velocidad media baja, y cuando empiece a espumar subimos la velocidad, y batimos hasta que tengamos un merengue firme y brillante.

Ya solo nos queda decorar la tarta a nuestro gusto. Yo lo he hecho con manga pastelera y boquilla 1 M de Wilton, como podéis ver en el vídeo. Y después he tostado el merengue con un soplete de cocina.


Tarta de queso con limón y merengue


Porción de tarta de limón y merengue sin horno

Y hasta aquí la receta de cheesecake de limón y merengue sin horno. Espero que os haya gustado y que veáis el vídeo para ver paso por paso.

Y si tenéis cualquier duda aquí estoy para ayudaros !!

¡¡ Hasta pronto !!

Pilar

Si te ha gustado comparte en tus redes sociales

martes, 13 de junio de 2017

Como hacer masa de pizza con masa madre


Ya tengo otra receta de pizza casera en el blog, que podéis ver aquí, y hasta una receta de pizza dulce de chocolate y fresas. Y es que la verdad es que la pizza me encanta y si es hecha en casa mucho más.

Así que casi todos los fines de semana cenamos pizza algún día. Además un día hago la masa, la divido en cuatro partes, una la dejo para hacer ese día y el resto lo congelo en porciones por separado. Así tengo masa congelada para tres días más.

El día que voy a hacer pizza de nuevo, saco del congelador una de las porciones y la dejo descongelar en el frigorífico. Cuando se ha descongelado la dejo a temperatura ambiente una media hora, y ya la estiro con el rodillo y le pongo el relleno que haya elegido para ese día.

La diferencia entre la receta de hoy y la pizza salada que ya tenía publicada, aparte de los ingredientes del relleno claro, está en la masa. En esta ocasión la he hecho con masa madre y en la otra ocasión no. Así podéis probar las dos recetas y decidir cuál os gusta más y si notáis diferencia.

Lo que nunca suele faltar en mis pizzas son las nueces, nos encantan tostaditas en el horno !!

Primero os dejos la receta en vídeo y después la tenéis escrita:


Ingredientes para la masa madre:

- 165 g de harina de fuerza
- 190 ml de agua templada
- 3 g de levadura fresca

Resto de ingredientes para la masa:

- 165 g de harina de fuerza
- 5 g de azúcar
- 5 g de sal
- 35 ml de aceite de oliva

Para el relleno (cantidades al gusto):

- Tomate frito
- Queso rallado para pizza (Mozzarella)
- 1/2 berenjena
- Queso de cabra
- Nueces
- Orégano seco

Elaboración:

Lo primero hacemos la masa madre. Para ello disolvemos la levadura en el agua templada. Vertemos sobre la harina que tendremos en un bol amplio, y removemos bien con una varilla.

Tapamos el bol con film de plástico y dejamos que fermente. Dependiendo de la temperatura que tengamos, va a tardar más o menos tiempo en fermentar. A las levaduras les gusta el calorcito, así que ahora no hay problema, pero en invierno podemos meter la masa madre en el horno a 30 º C durante media hora o una hora.


Cuando nuestra masa madre tenga este aspecto, ya está lista para ser utilizada.

Vertemos en el bol de la batidora la masa madre junto con los demás ingredientes de la masa de pizza ( harina, sal, azúcar y aceite). Ponemos el gancho de amasar y dejamos hasta que tengamos una masa muy elástica que se desprende de las paredes del bol.

Este paso lo puedes hacer a mano si no dispones de batidora eléctrica con gancho de amasar.

Una vez que tengamos nuestra masa bien elástica, hacemos con ella una bola y la dejamos de nuevo en el bol, tapada con film de plástico, para que fermente de nuevo.


Llegado este punto, presionamos un poco la masa para desgasificar (quitarle el gas que se ha generado durante el levado). Y si no queremos utilizarla toda, este es el momento de hacer porciones y congelar individualmente.

Extendemos la masa del tamaño y grosor deseado con ayuda de un rodillo, y vamos poniendo los ingredientes del relleno por el siguiente orden:

Primero cubrimos toda la superficie con una fina capa de tomate frito.

A continuación repartimos el queso rallado.

Después la berenjena lavada, pelada y en rodajas finas, a las que habremos puesto una pizca de sal.

Por último repartimos rodajas de queso de cabra y las nueces.

Espolvoreamos con orégano seco.

Las cantidades y los ingredientes del relleno son opcionales y al gusto de cada uno.

Llevamos al horno precalentado a 200 º C, calor arriba y abajo, durante 20 o 25 minutos, hasta que esté doradita.


Siento no haber hecho fotos más bonitas, pero es que a veces es difícil hacer esperar a la familia deseosa de hincarle el diente, jaja.

Si te ha quedado alguna duda puedes ver la receta en vídeo y si aún así no te ha quedado algo claro no dudes en preguntarme, te intentaré ayudar encantada.

¡Hasta pronto!

Pilar

lunes, 5 de junio de 2017

Tarta selva negra



La tarta selva negra es una tarta típica de la cocina alemana, compuesta por un bizcocho de chocolate, relleno y decorado con nata montada y cerezas.

Yo he preparado un bizcocho genovés de chocolate. Este bizcocho es ideal como base de tartas o para brazo de gitano. Es un bizcocho muy ligero sin materia grasa ni leudante. Tan solo se elabora con azúcar, huevos y harina, aunque se le puede agregar alguna esencia o cacao en polvo, como en esta ocasión, para hacerlo de chocolate.

Una de las formas de prepararlo es como podéis ver en el vídeo, batiendo los huevos junto con el azúcar en un recipiente, que colocaremos sobre un cazo con agua caliente sin que llegue a hervir. Esto hará que la mezcla aumente más rápidamente, aunque no es imprescindible. Podéis batir los huevos junto con el azúcar sin el recipiente con agua caliente y la mezcla aumentará igualmente, aunque tarde un poco más.

Lo que conseguimos de esta manera es incorporar mucho aire a la masa, que al hornearse se expande y por eso no necesita ningún tipo de levadura.

Este bizcocho se empapa de un almíbar elaborado con licor Kirsch (licor de cerezas), y se rellena y decora con nata montada o chantilly, cerezas y virutas de chocolate.

Aquí podéis ver la receta en vídeo y después la tenéis escrita:


 Ingredientes para el bizcocho genovés de chocolate:

- 3 huevos
- 90 g de azúcar
- 90 g de harina
- 1 cucharada de cacao en polvo puro sin azúcar

Para el almíbar:

- 50 ml de agua
- 50 g de azúcar
- 1 cucharadita de licor de cerezas (Kirsch) (yo he puesto licor de moras)

Para el relleno y decoración:

- 200 ml de nata de montar (35 % M.G.) o crema de leche
- 2 cucharadas de azúcar glas
- 150 g de cerezas
- Virutas de chocolate (opcional, yo no le he puesto)



Elaboración:

Precalentamos el horno a 170 º C, calor arriba y abajo, y engrasamos un molde con mantequilla o spray desmoldante. Yo he utilizado un molde de 10 cm. de diámetro, para que me quedara una tarta bastante alta. Pero podéis utilizar un molde de 15 cm. de diámetro y os quedará más bajita.

Lo primero hacemos el almíbar para que se vaya enfriando. Para ello ponemos a calentar los 50 ml de agua junto con los 50 g de azúcar, y esperamos a que hierva. Llegado este punto que ya se habrá disuelto el azúcar, apagamos el fuego, vertemos la cucharadita de licor, retiramos y dejamos enfriar.

Calentamos agua en un cazo o cacerola sin que llegue a hervir.

Retiramos del fuego y colocamos encima un recipiente bastante grande (de lo contrario se desbordará la mezcla) y resistente al calor, esto es importante porque corréis el riesgo de que se rompa (lo digo por experiencia, jaja).

Ponemos los tres huevos y el azúcar y batimos la mezcla con batidora de varillas hasta que duplique o triplique su tamaño.

Agregamos la harina tamizada junto con el cacao en un par de veces, mezclando con movimientos envolventes para evitar que nuestra masa se baje.

Vertemos en el molde que hayamos elegido y horneamos durante 25-30 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio y seco.

Sacamos del horno, dejamos templar 5 minutos, y desmoldamos. Dejamos enfriar sobre una rejilla.



Montamos la nata batiendo con varillas a velocidad media hasta que empiece a espesar. En este momento agregamos el azúcar glas en forma de lluvia sin dejar de batir. Cuidado con batir en exceso que se os puede cortar la nata. Reservamos.

Lavamos y deshuesamos las cerezas, cortándolas por la mitad. Reservamos enteras algunas para la decoración.

Igualamos nuestro bizcocho cortando la parte de arriba que nos haya subido durante el horneado. Y hacemos dos o tres capas de bizcocho dependiendo de la altura que tenga.

Comenzamos a montar la tarta mojando con el almíbar la primera capa de bizcocho, a continuación ponemos una capa de nata montada y sobre la nata repartimos unas mitades de cerezas.

Cubrimos con la siguiente capa de bizcocho y repetimos los mismos pasos.

Terminamos decorando la parte superior con unas cerezas enteras.




Espero que os haya gustado esta receta y os animéis a hacerla ahora que estamos en temporada de cerezas.

¡Hasta pronto!

Pilar

domingo, 28 de mayo de 2017

Natillas tradicionales de vainilla y chocolate


Muchas veces nos obsesionamos con hacer tartas y postres supermodernos, diferentes, originales, y que queden lo más espectaculares posible para sorprender. Y eso está bien, a mí es a la primera que me encanta!

Pero no debemos olvidarnos de los postres tradicionales, sencillos, muy fáciles de preparar, y sobre todo riquísimos.

Uno de esos postres de toda la vida, son estas natillas de vainilla y chocolate. Y si te apetece, otro de los postres tradicionales muy fáciles y ricos, no te pierdas este flan de huevo en olla rápida.

Primero te dejo la receta en vídeo y a continuación la puedes ver escrita:





Ingredientes para 4 raciones:

- 600 ml de leche
- 3 yemas de huevo
- 150 g de azúcar
- 30 g de harina de maíz
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 4 cucharadas de cacao puro en polvo sin azúcar
- Barquillos para decorar (opcional)

Elaboración:

Llevamos a ebullición la leche con la mitad del azúcar (75 g), y la cucharadita de esencia de vainilla. Cuando comience a hervir, retiramos del fuego y dejamos entibiar.

Batimos las yemas de huevo con el resto del azúcar.

Añadimos la harina de maíz y mezclamos.

Vertemos esta mezcla sobre la leche templada. Removemos y volvemos a poner de nuevo a fuego lento removiendo constantemente con una cuchara de madera, hasta que espese ligeramente, ocho o diez minutos más o menos.

Apartamos del fuego y dividimos las natillas en dos partes iguales (aproximadamente 350 g cada una).

A una de las partes le añadimos las cuatro cucharadas de cacao en polvo y mezclamos.

Dejamos enfriar.

Servir en recipientes individuales en capas alternas de vainilla y chocolate.



Se puede decorar con barquillos.


También le iría muy bien unas galletas María.

Espero que os haya gustado esta receta y que sirva para no olvidar postres tradicionales tan ricos !!

¡Hasta pronto!


domingo, 23 de abril de 2017

Bizcocho leopardo con cobertura espejo de chocolate


Hola a tod@s ! Ya tengo publicado en el blog el paso a paso del bizcocho cebra , y además es una de las recetas con más éxito, así que siguiendo con este tipo de bizcochos "animal print", hoy os traigo el bizcocho leopardo.

Además he aprovechado para hacer una cobertura espejo de chocolate que tenía muchas ganas de probar. Me ha encantado, queda un acabado muy profesional, lo único que os aconsejo que no lo metáis en la nevera porque no es necesario y se quita un poco el brillo. Después hay que dejarlo bastante tiempo fuera para que lo recupere.

Primero os dejo la receta en vídeo y después escrita:



Ingredientes para el bizcocho:

- 120 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 g de azúcar
- 4 huevos
- 240 g de harina de trigo
- 2 cucharaditas de levadura química
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 1 y 1/2 cucharada de cacao en polvo sin azúcar

Para la cobertura espejo de chocolate:

- 6 láminas de gelatina neutra 
- 225 g de azúcar glas
- 125 ml de agua
- 150 g de chocolate para postres
- 30 g de cacao puro en polvo
- 65 ml de nata

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º C, calor arriba y abajo, y engrasamos con mantequilla o spray desmoldante, un molde de 16 cm de diámetro.

Batimos con varillas la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar. 

Cuando estén bien integrados los dos ingredientes y tengamos una mezcla cremosa, agregamos los huevos uno a uno sin dejar de batir. Hasta que no se integre el primero no añadimos el segundo, y así hasta terminar de añadir los cuatro.

Tamizamos la harina junto con la levadura y la agregamos. Mezclamos primero con una espátula de silicona y después batimos con varillas justo hasta que se integre.

Por último vertemos la esencia de vainilla.

Dividimos la masa en tres partes. 

En un bol ponemos 150 g de la masa, en otro ponemos unos 80 g, y el resto lo podemos dejar donde lo tenemos.

A los 150 g de masa le añadimos el cacao en polvo tamizado y mezclamos.

De esta mezcla añadimos una cucharadita a los 80 g de masa, mezclamos y si es necesario agregamos un poco más.

Se trata de tener tres colores de masa. Una parte es la que hemos dejado en el bol inicial, a la que no hemos añadido cacao, por lo tanto es la más clarita. Otra parte son los 150 g de masa a la que hemos añadido el cacao en polvo, por lo tanto será la más oscura. Y por último los 80 g a los que hemos añadido una cucharadita de la mezcla anterior, por lo que nos habrá quedado un marrón más clarito.

Ponemos cada masa en una manga pastelera y cortamos la punta. La de la masa más clarita podéis cortarla más grande pero las otras dos debéis cortarla menos para que no salga demasiada masa. 

Cubrimos la base de nuestro molde con una capa de la masa más clarita.

A continuación hacemos una línea en forma de semicírculo con el color marrón oscuro, dejando una separación de unos 2 cm hasta la pared del molde. Hacemos otro enfrente, y también otros dos semicírculos más pequeños en el centro del molde.

Con el color marrón más clarito hacemos una línea más fina encima y en el centro de las que hemos hecho de color marrón oscuro. 

Después con el marrón oscuro de nuevo, rodeamos y cubrimos por completo la línea de marrón clarito.

Cubrimos todo con una capa de la masa más clarita.

Repetimos el mismo proceso anterior hasta terminar con la masa.  

Horneamos durante 40 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio y seco.

Sacamos del horno, dejamos templar 10 minutos en el molde, desmoldamos y dejamos en una rejilla hasta que se enfríe por completo.

Cuando esté totalmente frío igualamos la parte de arriba cortando lo que haya podido subir, para dejarlo recto. Refrigeramos pues debe estar bien frío cuando le vayamos a poner la cobertura.

Para hacer la cobertura espejo de chocolate lo primero ponemos a hidratar las láminas de gelatina en agua fría.

Ponemos a calentar en un cazo el azúcar glas y el agua. Llevamos a ebullición.

Apagamos el fuego y agregamos el chocolate troceado. Movemos hasta que se funda.

A continuación incorporamos el cacao en polvo, mezclamos. Y después la nata líquida o crema de leche.

Por último agregamos las hojas de gelatina hidratadas y bien escurridas y removemos hasta que se disuelvan.

Colamos y dejamos templar hasta que alcance los 30 º C. Antes de verterla sobre el bizcocho removemos un poco.

Preparamos una bandeja con una taza o bol boca abajo para poder poner encima nuestro bizcocho, bañarlo con la cobertura y que podamos recuperar el exceso.

Podemos dar una segunda capa de cobertura dejando antes enfriar un poco la primera.





La verdad es que lo mejor es que veáis el vídeo para poder ver bien todo el proceso.

Espero que os haya gustado y os animéis con los animal print cakes !

¡Hasta pronto!

Pilar